Aerotermia o cómo climatizar nuestras viviendas de manera eficiente

Aerotermia

Hoy en día existen varios sistemas para climatizar nuestras viviendas, y muchos aprovechan la energía de manera eficiente. Las calderas de condensación por ejemplo son calderas de gas con un buen aprovechamiento de la energía, o las calderas de biomasa, que utilizan como fuente de combustible pellets de madera, huesos de aceitunas, frutos secos, etc. y cuyas emisiones se consideran prácticamente nulas. Estos sistemas pueden ser a su vez compatibles la llamada geotermia, que consiste en aprovechar la energía que nos brinda la tierra. El problema de esta técnica es que resulta muy costosa y es relativamente compleja.

La aerotermia aúna en un solo sistema una elevadísima eficiencia energética y una enorme sencillez de instalación. Por ese motivo queremos ayudar a comprender su funcionamiento y sus beneficios.

 

Cómo funciona la Aerotermia

Aerotermia
Toshiba

Su funcionamiento es muy fácil de comprender. Se trata simplemente de una bomba de calor eléctrica, pero con una tecnología mucho más avanzada que una convencional, lo que le permite obtener unos rendimientos elevadísimos. Un dato que choca cuando se conoce es que:

La aerotermia produce más energía que la que consume

¿Cómo es esto posible?
Porque se trata de un sistema que aprovecha la energía que se encuentra en el aire de manera gratuita y la cede a nuestra vivienda en forma de calor o de frio a través del agua. Obtiene del aire más de un  70% de la energía total que produce. Esto quiere decir que por cada kW que consume de electricidad, nos está aportando el equivalente a 4kW en forma de calor o frio. Es decir 3 kW son “gratis”.
 
Evidentemente este dato varía en función del equipo y en función de las condiciones atmosféricas. Pero lo cierto es que hasta incluso a temperaturas bajo 0, su rendimiento es muy superior a otros sistemas.
 

Una vez que el equipo ha climatizado el agua a la temperatura deseada, la energía almacenada en la misma se transmite a nuestra vivienda bien mediante radiadores o bien mediante suelo radiante.

Si bien es posible perfectamente utilizar la aerotermia junto a radiadores convencionales, resulta óptimo combinarlo con radiadores de baja temperaruta o directamente con sistemas de suelo radiante por una razón fundamental. En estos últimos, el agua que circula por los conductos lo hace a menor temperatura (40ºC – 45ºC) que en los radiadores convencionales (60ºC – 65ºC), por lo que el salto térmico que necesita realizar la bomba de calor es menor. De este modo el ahorro energético es bastante más considerable.

Cabe añadir, que independientemente del sistema de climatización, es importante que la vivienda esté bien aislada, orientada y diseñada para que la demanda energética sea baja. Esto es algo que explicamos en mayor profundidad en un artículo anterior titulado: 5 claves para una arquitectura sostenible en Zaragoza

Ventajas

Toshiba

La aerotermia posee numerosas virtudes (por eso hablamos de ella):

  • Alta eficiencia. Proporciona más energía que la que consume.
  • Utiliza energía eléctrica y por tanto renovable y sostenible
  • No emite humos o gases de ningún tipo
  • Apenas requiere mantenimiento
  • Te puedes ahorrar la factura de gas (la vivienda puede funcionar con electricidad)
  • Sencillez de la instalación
  • Ahorro energético y por lo tanto económico en tu factura
La principal desventaja es que el desembolso inicial es mayor que con un sistema tradicional, pero se compensa en unos años por el ahorro en tus facturas. Además, es importante tener en cuente el hecho de saber que de esta manera produces energía mediante unos de los sistemas más limpios y eficientes que existen y por lo tanto tu vivienda será mucho más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.
 

Qué ahorro supone

Equipo de aerotermia
Kosner

Mediante este sistema te ahorras la factura de gas, y por cada kW consumido disfrutarás de aproximadamente 4kW en tu vivienda. 

Gracias a este bajo consumo frente al gas, el gasoil, el propano o los pellets, es el sistema elegido en la mayoría de edificios de oficinas, aeropuertos, hospitales…

Hemos hablado todo el tiempo de calefacción, pero también sirve para climatizar en verano (suelo refrescante o fancoils) y lógicamente para producir agua caliente sanitaria (ACS), por lo que con un solo equipo se pueden cubrir todas las necesidades.

Según diversos estudios, este sistema supone un ahorro de entre un 25% y un 30% respecto a un sistema de calefacción por gas, por lo que solo por eso ya parece valer la pena. Si a eso de le sumas que no produce gases y que es un sistema sostenible y renovable, la decisión parece clara.

La inversión inicial es sensiblemente superior, pero compensa a lo pocos años. Piensa que en un solo sistema reúnes calefacción, refrigeración y ACS, de una manera sencilla, limpia y con mayor sencillez de instalación. 

Esperamos haberte sido de ayuda

¿Necesitas un presupuesto para el diseño de tu nueva vivienda?

Solo tendrás que rellenar un sencillo formulario

Podemos asesorarte sin coste



Ártículos que pueden interesarte
Cerrar menú