Cómo construir una Casa Autosuficiente

Vivienda Pasiva

Las casas autosuficientes son una realidad. Desde un punto de vista técnico es una concepto relativamente sencillo de conseguir hoy en día si sabes cómo. En este artículo te explicamos las claves que debes tener en cuenta para conseguir que tu vivienda no consuma energía y qué sobrecoste puede suponerte respecto a una vivienda tradicional.

Los edificios consumen aproximadamente el 50% de la energía total que consume el ser humano. Es un sector en el que el margen de mejora energeticamente hablando es enorme. Sería algo comprensible si no quedara otra alternativa, pero nada más lejos de la realidad. Realizar una vivienda unifamiliar autosuficiente, por ejemplo, es relativamente sencillo si se sabe cómo y si se tiene interés real por parte del cliente y del arquitecto.

Desde un punto de vista meramente económico, lógicamente conlleva una inversión importante, pero el ahorro que supone mes a mes también lo es, con el añadido de saber que tu consumo es nulo y que por tanto no contaminas nada. 

Bien, una vez dicho esto, veamos los principios fundamentales que debemos tener en cuenta para construir una vivienda autosostenible y aproximadamente qué sobrecoste nos supondrá.

 

Baja demanda energética

Una de las claves es sin duda que la vivienda demande poca energía. Una cosa importante es saber que no tiene por qué cumplir con los estrictos estándares Passivhaus, pero si debe tener al menos una buena calificación energética. De este modo será necesaria menos energía para abastecerla. Pensando es esto escribimos un articulo con algunas ideas importantes titulado 5 sencillas claves para una Arquitectura Sostenible (en Zaragoza).

Es fundamental tener en cuenta cuestiones de diseño como la orientación, el asoleamiento, la dirección de los vientos, etc. Esto a nivel de costes, salvo excepciones muy concretas, no supone un sobrecoste en sí, pero energéticamente hablando es mucho más recomendable.

A nivel constructivo existen varios temas que además son de sencilla aplicación. Por ejemplo, 

  • Poner más espesor de aislamiento. El aislamiento no es caro, y ahorro energético que supone poner 15cm en lugar de 7cm o 8cm es muy notable.
  • Evitar puentes térmicos. Esto quiere decir que es recomendable que el aislamiento rodee por completo al edificio, y no existan “filtraciones energéticas” por alféizares, frentes de forjado, cubierta, etc. Esto ayuda notablemente.
  • Invertir en unas buenas ventanas. Las ventanas son un punto débil en este sentido. Pierden como 5 veces más energía que la fachada, por lo que hay que poner especial atención en ellas. Son más caras, pero si te lo puedes permitir es altamente recomendable colocar ventanas de triple vidrio, y si estos son bajo emisivos mejor que mejor. 
  • Instalar un recuperador de calor. Las viviendas hay que ventilarlas por normativa. La cosa es que sirve de poco aislarlas muchísimo si luego tienes que dejar entrar aire muy frio o muy caliente directamente desde la calle. Con un recuperador de calor lo que conseguimos es realizar esa ventilación pero de forma controlada, climatizando el aire del exterior antes de introducirlo en la vivienda. De este modo se consigue un aire limpio pero que apenas nos roba energía.
  • Climatización eficiente. Para calentar y enfriar nuestra vivienda debemos instalar un equipo que funcione de manera eficiente y que demande poca energía en proporción a lo que ofrece. Creemos que sin duda la aerotermia es una magnífica opción y por ello le dedicamos hace un tiempo un artículo exclusivamente a esta cuestión titulado: Aerotermia o cómo climatizar nuestras viviendas de manera eficiente

Producción gratuita de energía

Una vez que tenemos una vivienda que consume poca energía, vamos con el segundo paso: Producir parte de esa energía de manera limpia y autónoma.

La mejor manera es mediante la instalación de paneles fotovoltáicos que capten la energía del sol y la transformen en electricidad lista para consumo. 

No nos vamos a extender más en este apartado porque le dedicamos un artículo completo a esta cuestión que puedes consultar fácilmente titulado: Energía solar fotovoltaica. Ventajas y costes. 

Almacenamiento de energía

Llegados a este punto ya tenemos mucho ganado. Por una lado nuestra vivienda consume poco, y además parte de esa energía la producimos de manera gratuita mediante paneles fotovoltaicos. Pues bien, ahora vamos a ir un paso más allá para transformar nuestra vivienda en un edificio totalmente autosuficiente.

Los paneles fotovoltaicos. como es entendible, solo producen electricidad por el día, y lógicamente no producen lo mismo un día soleado que uno nublado. Esto quiere decir que por la noche y en días de poco sol, vamos a tener que consumir energía directamente de la red.

Esto puede evitarse de una manera muy sencilla,  mediante la instalación de baterías que almacenen el excedente de energía en los días soleados y se lo cede a la vivienda en aquellos momentos que esta lo necesita, como por las noches o en aquellos momentos en los que los paneles no llegan a producir los kWh que demanda la vivienda. De esto podríamos hablar largo y tendido, pero no queremos entrar en tecnicismo que no son relevantes. Si alguien quiere saber más al respecto puede consultar por ejemplo la página de Tesla , donde se explica de una manera muy interesante todo este sistema y sus modelos de baterías.

Lo importante es que este modo podemos conseguir que nuestra vivienda sea  completamente autosuficiente y de consumo 0.

Sobrecostes

Bien, dicho lo cual, evidentemente esto conlleva una inversión inicial considerable respecto a una vivienda tradicional.

Para una vivienda unifamiliar estándar de alrededor de 200 m2, cuyo Presupuesto de Ejecución material sea de 210.000€, a grosso modo podemos decir que para construirla como una vivienda de bajo consumo energético y energéticamente autosuficiente ese presupuesto se vería incrementado en aproximadamente un 25-30%.

Cada caso es distinto y requiere un estudio pormenorizado, pero para podernos hacer una idea creemos que es suficiente.

Esperamos haberte sido de ayuda

¿Necesitas un presupuesto para el diseño de tu nueva vivienda?

Solo tendrás que rellenar un sencillo formulario

Podemos asesorarte sin coste



Ártículos que pueden interesarte
Cerrar menú